ENFOQUE METODOLÓGICO

Existen diferentes enfoques metodológicos que nos permiten abordar fenómenos de la naturaleza. Por una parte está el enfoque cuantitativo, que explica los fenómenos a través de la cuantificación y relación de las variables involucradas; una característica de este enfoque es que los métodos deben ser replicables para que sean legítimos. Por su parte, el enfoque cualitativo está asociado a estudiar la dimensión social de los fenómenos, y profundiza en entender los sentimientos, pensamientos e historias que, en cierta medida, pueden estar relacionados a la configuración de los fenómenos naturales (Cantrell, 1996), .

Recientemente, la complejidad de los problemas está rebasando a la ciencia y como respuesta se han construido enfoques integradores que explican y entienden los fenómenos a través de múltiples dimensiones (Robson, 1994; Hashimoto y Saavedra, 2014) ).

Nuestra forma de entender los fenómenos que ocurren en los Socio-ecosistemas es a través del  reconocimiento de su complejidad. Para esto, hemos conjugado lo valioso de las aproximaciones metodológicas cuantitativas y cualitativas y adoptamos el enfoque mixto como marco metodológico.

El enfoque mixto representa un conjunto de procesos sistemáticos, empíricos y críticos de investigación e implican la recolección e integración de datos tanto cualitativos como cuantitativos; además permite lograr acercamientos más completos de los fenómenos a través de la triangulación y complementariedad de ambos tipos de datos (Sampieri et al., 1998; Blanco y Pirela, 2016 ).

 

Los instrumentos que nos permiten recolectar datos tanto cualitativos como cuantitativos son diversos; incluyen, por una parte, la generación y análisis de cartografía, que permite espacializar y visualizar los fenómenos que estudiamos, ya sea con datos censados, o bien,  construidos desde la visión de quienes habitan los espacios (cartografía participativa). Por otra parte, están los mapas de actores, que nos permiten identificar estructuras de poder y relaciones entre actores clave y dan la pauta para la aplicación de otros instrumentos que generan información de primera mano, como las encuestas y las entrevistas a profundidad, ya sea individual o colectiva (grupos focales) (Newing, 2011).

Referencias