ENFOQUE CONCEPTUAL

Los estudios que desarrollamos en territorios prioritarios de la Península de Yucatán se sustentan en marcos conceptuales que bajo un enfoque integrador reconocen la importancia de las dimensiones ambiental, socio-cultural y económica.

Los estudios los enmarcamos en los enfoques conceptuales de Sistemas socio-ecológicos, Servicios ecosistémicos, Medios de vida, Resiliencia, Seguridad alimentaria, entre otros.

El concepto de Sistemas socio-ecológicos (SSE) es un concepto holístico que integra al ser humano con la naturaleza (Berkes y Folke, 1998).

Los SSE se definen como sistemas complejos y adaptativos donde agentes sociales y biofísicos interactúan a escalas múltiples temporales y espaciales. De acuerdo con Janssen y Ostrom (2006) un SSE es un sistema compuesto por componentes sociales y biofísicos, en el que los individuos, embebidos en una red de relaciones, invierten tiempo y esfuerzo en el desarrollo de infraestructura física e institucional que afecta la forma en la que se hace frente a diversos disturbios externos y problemas internos.

Este marco permite el análisis de los componentes ambientales, culturales, sociales, económicos, políticos y tecnológicos más relevantes que intervienen en los diferentes procesos (Resilience Alliance, 2010; McGinnis y Ostrom, 2014).

Binder et al (2013) señalan que el marco de SSE provee datos generales, estructurados y organizados que permite identificar y analizar las variables clave para describir las dinámicas de los sistemas ambientales y sociales.

Referencias

Los Servicios ecosistémicos (SE) se definen como los procesos sostenidos por los ecosistemas naturales y las especies que los constituyen, los cuales generan beneficios a la sociedad, expresados en satisfacción de necesidades humanas (Costanza et al., 1997; Daily, 1997; MEA, 2005). Los servicios ambientales se clasifican de acuerdo con MEA (2005) en aprovisionamiento (alimentos, fibras, combustibles, etc.), regulación (calidad del aire, control biológico, regulación hídrica, etc.), culturales (sistemas de conocimiento formal y tradicional, valores paisajísticos, recreación, etc.) y soporte (procesos geoquímicos de formación del suelo que sustentan los tres grupos antes mencionados).

Recientemente el IPBES ha incorporado un nuevo análisis que resalta la importancia de reconocer que un servicio ecosistémico se enmarca en más de una sola categoría (Pascual et al., 2017).

Este enfoque reconoce que los seres humanos están integrados al ambiente y no son solo usuarios de la naturaleza. La sociedad hace y rehace la naturaleza a medida que la sociedad misma se rehace continuamente (Setten y Myrvang, 2018)

Referencias

Los Medios de vida (MV) son un marco valioso para representar una realidad parcial del territorio que quiere ser analizado con profundidad, es un marco que estimula el debate y la reflexión (DFID, 1999).

Los MV son las actividades que los hogares realizan, así como sus activos (capital natural, físico, humano, financiero y social) y el acceso a estos, mediado por las instituciones y relaciones sociales (Chambers y Conway, 1991; Ellis, 2000).

Este enfoque se orienta al análisis de las estrategias que permitan a los hogares rurales sobrevivir, mejorar su nivel de vida, afrontar problemas financieros y ser menos vulnerables ante los cambios (Niehof, 2004).

Referencias

El concepto de Resiliencia, desarrollado en ecología, es la habilidad de un sistema para resistir perturbaciones y permanecer dentro del mismo régimen de estabilidad (Holling, 1973).

El enfoque de resiliencia se ha usado para aproximarse a las dinámicas de los socio-ecosistemas, analizando: la capacidad que éstos tienen para absorber perturbaciones y mantener las funciones, la capacidad de regeneración, reorganización y desarrollo. Pues hay evidencia de que en socio-ecosistemas resilientes, los disturbios tienen el potencial de crear nuevas oportunidades para hacer nuevas cosas, e innovar para el desarrollo (Folke, 2006).

De esta forma, la gobernanza de los socio-ecosistemas se centra en mejorar la capacidad del sistema para permanecer en el régimen de estabilidad deseada o para crear oportunidades para avanzar hacia este régimen deseado (Janssen, 2011).

Referencias