Enclavada entre la Sierra Madre del Sur y el Océano Pacífico, la región de Costa Grande en Guerrero presenta condiciones geográficas peculiares que incluyen tanto tierras altas con laderas empinadas, como tierras planas en las que se configuran dos importantes cuencas: la del Río Atoyac y la del Río Coyuquilla. En ellas se concentra una riqueza natural excepcional con bahías y manglares pasando por bosques de pino, encino y selvas bajas así como importantes sistemas agrícolas.

La población en Costa Grande

Son ocho municipios (Atoyac de Álvarez, Benito Juárez, Coyuca de Benítez, La Unión de Isidoro Montes de Oca, Petatlán, Técpan de Galeana, Coahuayutla de José María Izazaga y Zihuatanejo de Azueta) donde habitan más de 413,000 personas.

Población por municipio en Costa Grande

La mayor parte de ellas se encuentra en las cabeceras municipales (151,073 personas), y en las demás comunidades que se encuentran en la estrecha franja de las grandes tierras bajas más cercanas a la costa, como Ixtapa Zihuatanejo, El Súchil, San Jerónimo, Bajos del Ejido, San Luis de la Loma, San Luis San Pedro, Pantla, Papanoa, Nuxco, Tetitlán, entre otras (179,156 personas). Esto representa serios retos en términos de accesibilidad, desarrollo económico e integración.

Distribución de la población en Costa Grande

Tan solo en Atoyac, Benito Juárez, Coyuca y Técpan, municipios donde se lleva a cabo la presente investigación, se concentra el 51.20% de esta población (211,866 personas) (Censo de Población y Vivienda INEGI, 2010). De esta forma asegurar la continuidad de los sistemas alimentarios de Costa Grande siganica garantizar la soberanía alimentaria de sus habitantes.

Costa Grande es una importante zona productora de maíz, café, frijol, coco y mango. A pesar de su clima cálido subhúmedo y suelos de escaso desarrollo (leptosoles, luviosoles, regosoles y cambiosoles), es posible cultivar sus más de 76,000 ha de tierras arables (258 ha de riego y el resto de temporal), con el 71.47% de todo el café del estado, el 25.71% del frijol y el 9.52% de maíz, siendo este último el de mayor importancia y más amplia distribución.

Tan solo en Guerrero se produce el 82.26% de la copra (coco) y el 20.47% de mango a nivel nacional (SAGARPA, 2018), de la cual Costa Grande aporta el 66.09% y 66.63% respectivamente, de esta producción con variedades de mango como el ataulfo, manila, kent e irwin (SIAP, 2018).

No obstante la diversidad de sus sistemas productivos, Costa Grande enfrenta enormes desafíos:

El entorno productivo y económico de la cafeticultura ha cambiado en los últimos 30 años. Hoy, la región produce solo una cuarta parte del volumen que se cosechaba en la década de las 80s. La emergencia fitosanitaria de la roya y los bajos precios en el mercado del aromático son algunas de las causas inmediatas.

“De ser productores de café, nos convertimos en simples recolectores”
Cafeticultor de Atoyac

Las huertas de mango alcanzan un rendimiento de hasta 12 ton/ha, pero la falta de subsidio por parte del gobierno y la dificultad para acceder al mercado compromete su cultivo. Por otro lado, el manejo de las huertas de mango basado en una excesiva dependencia de agroquímicos afecta la totalidad del agrosistemas: los polinizadores sufren una reducción importante y los suelos se contaminan.

Aunque más de la mitad de los productores de maíz en Costa Grande mantienen su cultivo bajo un sistema tradicional con variedades nativas, la política pública con subsidios basados en el modelo de agricultura moderna y uso excesivo de agroquímicos pone en riesgo la diversidad genética de la milpa: la orienta al monocultivo y afecta a los recursos naturales como el suelo, el agua y la biodiversidad.Si bien el coco y sus subproductos son altamente apreciados, se requiere capacitación a productores para aprovecharlo eficientemente y darle valor agregado. Plagas como la roña del coco y el mayate prieto pueden causar hasta 30% de pérdidas en el cultivo.

Conscientes de su enorme patrimonio natural, así como de los retos que enfrentan los sistemas productivos, CentroGeo y Guerrero es Primero (una organización social de gran importancia a nivel del Estado) facilitan la elaboración de una agenda de desarrollo local compartida y un plan de suelo para formular estrategias de acción consensuadas y articuladas a la inversión pública que contribuyan a resolver los complejos problemas de la región.